Nuestra historia

El Restaurante Can Mas abrió en 1963 de manos de Josep Mas y Assumpta Fontseca. En sus inicios el restaurante era una casa de comidas y una rotisería. Con la voluntad de crecer, Josep y Assumpta, decidieron alquilar habitaciones a los trabajadores y viajantes que llegaban a Barbera. Desde este momento, el restaurante se empezó a conocer popularmente como La Fonda Mas.

Con el paso de los años la cocina de La Fonda Mas seguía siendo la preferida de todos aquellos que venían a Barbera. Animados por la buena acogida de la comida del restaurante Joan y Josep, hijos de Josep y Assumpta y actuales propietarios, decidieron traer los platos hechos en La Fonda Mas a las tiendas y mercados del pueblo.